Estación de recalentamiento químico

En forma similar a otros métodos establecidos de recalentamiento, la estación de recalentamiento químico (CRS, por sus siglas en inglés) de Danieli Corus saca provecho de la energía liberada de la reacción exotérmica provocada por la oxidación del aluminio; sin embargo, introduce oxígeno dentro de la sub-superficie de acero del baño.

Al inyectar el oxígeno directamente en el recipiente, ya no hay necesidad de utilizar refractarios costosos y voluminosos para contener la reacción de oxidación.

En consecuencia, la inversión de capital necesaria para instalar una estación de recalentamiento químico es mínima debido a su simplicidad de diseño, lo cual se traduce en menores costos operativos y de mantenimiento.

Como paso intermedio entre el convertidor y el fundidor, la estación de recalentamiento químico permite:

• modificar la química del acero, ya sea mediante un alimentador de carga o de alambre, mediante la adición de ferroaleaciones para ajustarse a las especificaciones químicas del cliente;

• ajustar la temperatura de calentamiento para aumentar al máximo la producción del negocio, y a su vez permitir una fundición óptima;

• aumentar la calidad final del acero, al incorporar prácticas de acero limpio, como la morfología de inclusión no metálica y lavado de gas.