Servicios de colado del hombre muerto

Un colado exitoso de la salamandra antes de la reconstrucción o de las salidas de servicio importantes de un alto horno asegura menores tiempos fuera de servicio y condiciones de trabajo más seguras. La preparación y monitoreo del alto horno para aumentar su temperatura y fluidez, sumado al empleo de técnicas probadas de perforación e inyección, permiten lograr la completa remoción de la salamandra. Durante la operación normal, el crisol contiene el hombre muerto del alto horno. La salamandra incluye escoria y hierro líquido y mezclas de escoria, coque/carbono y hierro sólido. Estos componentes del fondo y del crisol deben ser eliminados en ocasión del reemplazo del revestimiento del alto horno; se recomienda además evacuar la salamandra líquida antes de llevar a cabo reemplazos parciales de revestimiento y reparaciones del Piquera. Esto brinda condiciones de trabajo más seguras y previene los daños a los refractarios del crisol como consecuencia de los movimientos cíclicos de enfriamiento y calentamiento. Sin embargo, generalmente es difícil remover una salamandra sólida y puede demorar la ruta crítica del proyecto por varios días, incluso semanas. Con frecuencia es necesario dinamitar y efectuar inyecciones de oxígeno, lo que pone en riesgo la salud y la seguridad del lugar. Por ello, es importante maximizar el rendimiento del colado de la salamandra, que por lo general se realiza inmediatamente después del apagado.