Reducción

El alto horno, en una u otra forma, existe desde hace alrededor de 2.000 años. A lo largo de la historia, ha sido objeto de fuertes críticas y competencia. Pese a las innovaciones en el campo de reducción directa y el desarrollo del horno de arco eléctrico, el método integrado de Reducción continúa siendo la única opción viable para la producción de acero a gran escala. El mejor entendimiento del proceso del alto horno, la mejor preparación del mineral, la mayor confiabilidad y longevidad de las instalaciones y en especial las invenciones del proceso de oxígeno básico y de la máquina de colada continua han contribuido a que el método integrado todavía garantice el menor costo por tonelada. Dado que la demanda mundial de hierro continúa en crecimiento y que los mercados emergentes requieren volúmenes cada vez mayores de acero de alta calidad con óptimas características de forma, el alto horno seguirá prevaleciendo sobre otros métodos de Reducción.